Construirán un Parque Tecnológico en Rivera con inversión de US$ 30 millones

Si consigo 100 personas capacitadas me instalo en Rivera sin problema». Esto le comentó un empresario de una multinacional tecnológica a Leonardo Loureiro, presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI).

La expresión habla de una realidad. Las empresas relacionadas a las TIC tienen en la dificultad de conseguir talento, el principal freno de crecimiento y las ciudades del interior del país pueden ser la respuesta a esa problemática.

En ese camino, a impulso de la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC), el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y un trabajo en conjunto con el Ministerio de Industria y Energía y la Intendencia de Rivera, comenzó a tomar forma el Parque Tecnológico Regional Norte en ese departamento del norte del país.


En un predio de 60 hectáreas, además de empresas relacionadas a la tecnología, confluye el área académica y educativa con presencia de instituciones como UTEC, la Universidad de la República, UTU y el Centro Regional de Profesores del Norte. El plan de construcción habla de nueve años (2021-2030) y una inversión de unos US$ 30 millones.

La primera etapa que comenzará el próximo año y culminará en 2022 implica unos US$ 1,5 millones e incluye el primer edificio de 2.000 metros cuadrados para empresas -desde pymes a grandes compañías- y servicios relacionados (conexión a Internet, energía y caminería, entre otros).

«Además de los servicios, las empresas se benefician de incentivos fiscales previstos en la Ley de Parques Industriales. En un primer relevamiento detectamos el interés de unas 30 empresas de Uruguay y Brasil, de unos 10 sectores diferentes», detalló Rodolfo Silveira, consejero de la UTEC.


Es que, según Silveira, por la zona de influencia de Rivera, el Parque Tecnológico puede atraer tanto a empresas de desarrollo de software como a otras que tengan su foco en innovación en sectores como el agroalimentario, silvicultura, bioeconomía y logística. «Los estudiantes se forman en carreras de la industria 4.0, en mecatrónica, logística y también en robótica e inteligencia artificial y pueden contribuir a un ecosistema de innovación».

Este análisis favorable impulsó a la UTEC a lanzar este mes un llamado a empresas interesadas para diseñar, financiar, construir, operar y mantener el Parque.


Potencial humano

Si bien Rivera es un departamento con unos 103.000 habitantes (según el Censo INE 2011), el potencial de esa zona radica en su ubicación estratégica cercana a Artigas, Tacuarembó y sobre todo el sur de Brasil. «Es un polo de desarrollo regional a ambos lados de la frontera con acceso a la zona sur del Brasil», destacó Silveira.

Precisamente, la posibilidad de tener a mano un volumen importante de trabajadores que además pueden seguir desarrollándose en el lugar, podría seducir a las empresas de tecnología a instalarse, acotó Loureiro.

«Hay varias empresas socias (de la CUTI) que tienen interés en instalarse en Rivera, principalmente del área tradicional de desarrollo de software. Ya veníamos conversando con distintos actores de Rivera, porque como ciudad nos interesaba mucho que fuera una de las locaciones del proyecto Jacarandá, por el cual incentivamos a las empresas a que instalen equipos de desarrollo en distintas ciudades del país», indicó.


Para Loureiro, es fundamental que las personas puedan seguir su carrera en el mismo lugar donde nacen y viven. «Cuando hay oferta educativa es más sencilla la llegada de empresas. Las que se instalaron en Maldonado lo hicieron porque está la carrera de tecnólogo universitario de tres años que se da entre la UTEC y la UdelaR. Si el talento tiene la posibilidad de seguir formándose en el lugar es clave porque vivir en su cuidad de origen y desarrollarse hace que trabajen contentos, es lo mejor para todos. Hay mucho talento en el Interior que se pierde porque no tiene la posibilidad de desarrollarse. Es el efecto contagio, saber que el hijo de un amigo está trabajando en una empresa en Rivera impulsa a otros a sumarse», reflexionó.

De acá y de allá

Mientras en otros contextos las diferencias idiomáticas pueden ser una barrera en el desarrollo de negocios, Rivera ofrece la posibilidad de contar con personal que habla el idioma portugués casi nativo.

«Hay empresas de software que tienen clientes en San Pablo, que prefieren instalarse en Rivera y no en la gran ciudad brasileña porque hay dominio de portugués de alto nivel», reveló Loureiro. Es el caso de la software factory uruguaya Arkano. «Nosotros trabajamos con empresas multilatinas en varios rubros y en distintos países, entre ellos, Brasil. Entonces nos hace sentido estar ahí por el dominio del portugués. Ahora justamente estamos buscando a alguien con un perfil tecnológico para un proyecto con una multinacional. Además, en varios países donde tenemos proyectos hicimos acuerdos con universidades. En Rivera desde el primero de setiembre, por un proyecto conjunto con la UTEC y ANDE, tenemos una persona responsable de encontrar talentos para la empresa. Él es de Rivera, trabajaba en Montevideo y vio la oportunidad de volver a su lugar de origen», comentó Juan Suárez, director de la tecnológica y oriundo de Rivera.


Fuente: El País


Nueve años. Se comenzará a construir en 2021 y 2030, y pasará a ocupar unas 60 hectáreas. (Foto: Gentileza Ursec)

212 visualizações

© Copyright 2019 Sentinela 24h. Desenvolvido por Gath Soluções