Salto: El casamiento de un preso que terminó con robo a la jueza y golpes


Uno de los presentes robó a la oficial del Registro Civil y otro empezó los golpes.

Estaba todo pronto para el casamiento de un preso en Salto. La ceremonia empezaba a las 14.30, pero el novio, que tenía que ser llevado al juzgado, llegó casi una hora más tarde.

Una vez que llegó, el casamiento se realizó con rapidez y a los pocos minutos la jueza de paz a cargo, Natalia López, se retiró la banda que lleva en su cintura para actuar como oficial del Registro Civil. La dejó sobre el escritorio de su despacho. Su intención era volver a usarla para el casamiento que le seguía media hora más tarde.

La información publicada por la Suprema Corte de Justicia señala que la mujer se fue de su despacho y cinco minutos más tarde una funcionaria del Poder Judicial salió a buscarla para preguntarle por la tradicional banda, ya que no estaba en el lugar donde debía estar. Pero López no la encontró sobre su escritorio.

Entonces salió a la vereda y preguntó a los invitados de los recién casados –que se estaban yendo– si alguien la había tomado. Le respondieron que no, que ellos eran todos los invitados del casamiento y que ninguno se había llevado nada.

Como no había respuesta, los dos policías que estaban en la sede hicieron entrar a todos los involucrados. Otra vez adentro de la sala, la jueza notó que a uno de los invitados, que se encontraba de espaldas a ella, le asomaban los flecos de la banda por el pantalón.

"Me hace el favor y me devuelve la banda", dijo López. El ladrón, sin darse vuelta, saca la banda de su pantalón y la devuelve.

Enseguida los policías que custodiaban al recién casado esposaron al invitado. Mientras , otro de los invitados se acercó al ladrón y le dio varios golpes de puño en la cara, lo que provocó los gritos de los presentes.

La situación terminó con otro móvil policial en la puerta, que anotó la denuncia y tomó declaraciones a los testigos.

Fuente: El Observador


23 visualizações0 comentário