Las versiones entre las familias de la joven presuntamente secuestrada y su secuestrador, son contra


Regina Tambasco se encuentra en buen estado y ya está en Uruguay.

Regina Tambasco, la joven de 24 años que habría sido secuestrada por su expareja el martes pasado en la ciudad de Rosario, en Colonia ya está en Uruguay. Llegó en la noche de este jueves, junto a sus familiares que habían ido a buscarla a la ciudad de Santa María en Brasil, a 250 kilómetros de la frontera.

Hasta hace algunos meses, Tambasco vivía con el hombre en Río Grande Do Sul. Ambos pertenecen a la comunidad de Gitanos. Sin embargo, la pareja se separó y ella regresó a Uruguay a vivir con su familia y el hijo de tres años.

La historia comenzó el pasado martes, cuando la familia de Tambasco denunció que su expareja, otro hombre y su ex suegra habían secuestrado a la mujer a punta de pistola, cerca de su casa. A las pocas horas, la mujer envió un mensaje de voz, afirmando que estaba bien. De acuerdo a la versión de la familia, ellos se contactaron con la expareja, para negociar el regreso de la mujer a Rosario.

Según el relato del abuelo de Tambasco, luego que la retiraron de la vivienda en Santa María, donde presuntamente estaba retenida, la expareja y su familia comenzaron a perseguirlos. Esa persecución se hizo a alta velocidad y a lo largo de unos 60 kilómetros. Durante el trayecto, los familiares Tambasco temieron por su vida. Durante un largo trayecto no encontrarnos ningún lugar para refugiarse, hasta que vieron un establecimiento rural donde ingresaron a pedir ayuda.

Desde ahí se comunicaron con la policía e intervino la Rodoviaria federal, que los trasladó custodiados hasta la frontera y los entregó a la policía civil de Santana do Livramento. Sin embargo, según la declaración que toma la policía civil al agente de la Rodoviaria, el abogado del hombre, manifestó telefónicamente a la policía federal, que la mujer y el hijo del denunciado estaban siendo trasladados a Uruguay, contra su voluntad.

La policía de Brasil localizó los vehículos en plena ruta. Uno de los vehículos conducido por la expareja y el otro por el padre de la joven. Según la declaración de ella ante la policía, venía voluntariamente a Uruguay con sus padres. En ese momento ninguna de las partes formalizó la denuncia policial.

Al cruzar la frontera, la familia y la joven se notificaron ante la policía de Rivera. Mientras que el permanece del otro lado de la frontera. La mujer fue atendida por un médico de guardia del hospital de Rivera, que constató que está en buen estado de salud. Con custodia policial, la joven fue trasladada desde Rivera a Rosario.

Fuente: Teledoce


32 visualizações

© Copyright 2019 Sentinela 24h. Desenvolvido por Gath Soluções