Las muertes de los adultos mayores que nadie percibe


El caso ocurrió hace poco más de un mes. Una mujer de unos 80 años vivía sola, pese a tener una vida social muy activa. Un sábado a la noche salió a tomar algo con amigos y volvió a su casa ubicada en un barrio céntrico de Montevideo. Esa noche, sufrió un paro cardíaco. Horas más tarde, su hija, con quien hablaba periódicamente, intentó llamarla para saber cómo estaba. Al no obtener respuesta, se dirigió a su apartamento. Como la puerta estaba trancada, con las llaves dentro, debió llamar a los bomberos para que la forzaran. Cuando ingresaron, confirmaron la sospecha: la señora había fallecido.

El episodio fue recordado por Mónica Lladó, psicóloga del Servicio de la Vejez de la Facultad de Psicología. Este tipo de situaciones es un riesgo muy factible en un país donde el 34% de la población mayor de 65 años vive sola, según el Atlas Sociodemográfico de personas mayores.

Hay veces que los familiares detectan el fallecimiento, tienen las llaves de la puerta y no deben recurrir a Bomberos. Muchas otra veces, es inevitable su trabajo para abrir puertas trancadas.

En general, los operativos se dan cuando vecinos perciben "señales de alerta" en un apartamento cerrado, advierten a los familiares y luego avisan a Bomberos. Una vez dentro del hogar, llaman a una emergencia médica que certifica la defunción.

Otra de las posibilidades de actuación es cuando familiares o conocidos abren la puerta y el cuerpo de ese anciano presenta estado de descomposición. El cuerpo lo debe recoger Bomberos. "Se da luego de cinco o seis días de que se percatan que el viejito murió", indicó a El País el director nacional, Leandro Palomeque.

Este tipo de situaciones son "recurrentes" para el cuerpo de Bomberos, agregó Palomeque. Es una "tarea no muy vista" de su personal que se realiza con frecuencia. "Apagar el incendio es el 50% de lo que hacemos", indicó.

Si bien encuentran fallecidos jóvenes, el porcentaje "significativo" de las aperturas de puertas donde se localizan cuerpos sin vida son de adultos mayores.

Palomeque indicó que cifrar cuántos procedimientos de este tipo realizan "demandaría un mes de trabajo", ya que no cuentan con computadoras donde registrar estadísticas.

Desde el Ministerio de Salud Pública informaron a El País que esta cartera registra la causa de muerte, pero no discrimina "por situación", por lo que no tienen información estadística sobre este fenómeno.

Desde el Instituto Nacional de Mayores (Inmayores), dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, dijeron ayer que su directora, Adriana Rovira, no da entrevistas a medios de prensa "por el momento".

Álvaro Zavaleta, presidente de la Asociación de Médicos Forenses del Uruguay, indicó que conoce casos, "pero no son frecuentes".

Fuente: El País


12 visualizações

© Copyright 2019 Sentinela 24h. Desenvolvido por Gath Soluções