Gobierno regula captura de perros, sacrificio y sanciones


Por decreto que lleva la firma del presidente Tabaré Vázquez, quedó aprobada la reglamentación de la ley de bienestar animal y tenencia responsable, en cuyo artículo 15 se dice que "todo animal de compañía que se encuentre suelto y sin identificación en la vía pública será pasible de ser capturado".

Después de eso, las autoridades estatales correspondientes podrán inscribirlo en el Registro Nacional de Animales de Compañía (Renac) y esterilizarlo. El propietario y el tenedor del animal "no tendrán derecho a reclamo por este motivo".

Solo la convalidación de la captura de un can que no da muestras de agresividad ni está herido ni porta una enfermedad contagiosa o no (situaciones que también están previstas en la norma) podría hacer pensar que el decreto firmado el pasado 31 de julio legitima el retorno maquillado de la antigua "perrera".

No se indica además cuál será el primer destino de los animales luego de la captura, ni las clínicas en donde serán esterilizados (o acaso castrados, tampoco queda claro) sin la autorización de sus tenedores a los médicos veterinarios.

El decreto establece sí que "las capturas y los traslados deberán realizarse en forma incruenta y segura, sin poner en riesgo la salud del animal ni de las personas". Pero a continuación solo determina que esas capturas serán dispuestas por la Cotryba o el Ministerio del Interior. Después de las leyes y las reglamentaciones de las leyes habrá que esperar que lleguen los protocolos, más reglamentaciones ahora a cargo de la Cotryba, coordinación entre organismos públicos, creación de procedimientos de inspección y control para garantizar la tenencia responsable, más disposiciones para determinar las sanciones a los infractores y también la fijación de nuevos plazos para comenzar a aplicar la reciente legislación.

Por lo pronto, ya no se mantiene con seguridad el 1° de enero de 2018 como la fecha límite para tener chipeados a los perros e inscribirlos en el Renac. Mientras, continúan los cursos a veterinarios que implantarán los chips.

En relación al sacrificio humanitario de los animales, el artículo 21 del decreto dispone que será posible ejecutarlo en las circunstancias previstas por el artículo 12, literal B de la ley 18.471, es decir, ante el riesgo de actividades productivas, por epidemias, accidentes mayores o "cuando el animal represente una amenaza o peligro grave y cierto hacia las personas u otros animales".

En este último caso, si el tenedor del perro se opusiera al sacrificio deberá presentar un Plan de Resocialización "bajo responsabilidad de un técnico especialista, sujeto a la aprobación de la Cotryba".

Fuente: El País


27 visualizações0 comentário